Reflexología podal

La reflexoterapia es una técnica milenaria con orígenes en la antigua China, Egipto y en las tribus de los Estados Unidos.

Es un método terapéutico basado en la peculiaridad que tienen los pies de contener puntos y zonas reflejas implicadas en el resto del cuerpo a través del sistema vegetativo y nos puede ayudar tanto a prevenir diferentes síntomas y dolencias como para conseguir un equilibrio físico y mental.



¿Para qué sirve?

  • Se pueden tratar diferentes patologías como infección en la orina, problemas en la vejiga.
  • Todas las afecciones relacionadas con el metabolismo: gastritis, vómitos, úlceras de estómago, mala digestión, asimilación deficiente de nutrientes, dolores hepáticos, diabetes, diarreas, estreñimientos agudos, colitis, hemorroides.
  • Afecciones del sistema nervioso como las parálisis, las cefaleas, perdida de equilibrio.
  • Afecciones que afectan a las glándulas.
  • Afecciones del sistema circulatorio, trastornos arteriales, venosos y cardíacos.
  • Afecciones del sistema respiratorio, alteraciones en olfato, sinusitis, faringitis, afonía, bronquitis, tos, asma, neumonía.
  • Afecciones en órganos genitales.
  • Articulaciones y sentidos.


¿Como se aplica?

Se aplica mediante la presión de los pulgares en distintas zonas del pie que tratan distintas partes de nuestro organismo y así mismo las afecciones que sufrimos.



¿Que beneficios tiene?

Es curativo.
Reduce el dolor y los síntomas psicológicos.
Relaja las contracturas.
Mejora el sueño.
Activa el sistema inmunológico.
Favorece mecanismos de depuración y eliminación de toxinas.
Activa la circulación sanguínea.